Mis 10 mejores canciones

He decidido hacer un post diferente. En primer lugar, no soy un escritor ni un poeta. Tampoco quiero dar esta impresión. Soy una persona normal, un periodista (ok, tal vez no tanto) que posta en su blog cosas que ni siempre se han pasado de hecho, pero que transmiten cierta emoción. Soy un periodista al que no le gusta lead, ni objetividad, ni pirámide invertida y, sobre todo, prefiere escribir en primera persona. Por ello, un post así puede pasar tanto o más sentimiento que cualquier otra cosa que yo ya haya escrito aquí. ¿Sabéis por qué? Porque un buen comunicador aborda todo y cautiva sin querer cautivar. Él le saca emoción de una piedra – a veces un buen periodista le saca leche de piedra también, pero eso no importa.

Éste post es musical y extremamente personal. Abajo están las 10 mejores canciones del mundo – según yo. Por lo tanto, no lo llevad en serio. Nunca he estudiado música, no toco ningún instrumento musical y mi cantante favorita es Shakira. Bueno, basta de rollo, vayamos a mi terrible gusto musical:

1 – The thin line between love and hate – Iron Maiden

2 – Bohemian Rhapsody – Queen

3 – True love way – Kings of Leon

4 – En tus pupilas – Shakira

5 – The eraser – Thom Yorke

6 – Si tú no vuelves – Miguel Bosé y Shakira

7 – Sozinho – Caetano Veloso

8 – Childhood dreams – Nelly Furtado

9 – Chanson pour Patrick Dewaere – Raphaël

10 – Latinoamérica – Calle 13

Fabrício Bernardes

the Day and the Time – español

‘This is the day and the time, I wanna believe that we may still have a chance’

Es increíble como las lenguas actuales carecen de palabras claves; aquéllas que resumen sentimientos, instantes, situaciones. Por ejemplo, los hablantes de portugués vanaglorianse de tener la palabra saudade. Mientras tanto, no tienen un verbo para sentir o tener saudades. Diferente del español, que cuenta con el verbo añorar el cual no signifíca nada más que sentir saudades. De cualquier manera, en varias lenguas, está la palabra nostalgia, que no es nada más que sentir ausencia de un tiempo que no volverá jamás. Nostalgie, en francés, por ejemplo. Si, aún así es muy difícil, use siempre la salida rápida I miss you y nunca se equivocará.

Se percibe que cada lengua tiene sus carencias de palabras. Yo, en particular, no conozco ninguna lengua que disponga de la palabra saudade, ya que los que llegan más cerca hablan apenas de nostalgia y del verbo añorar. Los anglófonos se acercan de la misma semántica con I miss you. Tal vez el poliglota sea quien entienda más de sentimentos.

Pero qué tiene todo eso que ver? Pues, una vez más, me veo en una situación en que no encuentro palabras en el español, portugués, inglés, francés para describir algo. Hablo de momento oportuno, ocasión adecuada.

Bien, recurramos al griego, entonces. La palabra Kronos significa tiempo cronológico, que para mi, tiene una connotación mala pues es fugaz, efímero. Sin embargo, no hablo de un momento cualquier, hablo de aquel momento.

Hay una otra palabra en griego también llamada Kairos. Hablo de eso. Realmente, no se hacen más lenguas como antiguamente. Lo invito a apreciar la belleza de esta palabra. La sublimación del alma que ella sugiere. Kairos es el tiempo mitológico, es la eternidad del instante; es aquel momento. Creo que, como vivimos en una sociedad en que el tener es más que el ser, y, por lo tanto, somos invitados a encarcelar nuestros sentimientos, no vemos la necesidad de tener una palabra como esta en nuestro vocabulario. Instante perfecto, momento oportuno, ocasión propicia; the Day and the Time. Lo invito, lector, a apreciar, de nuevo, la belleza de esta palabra. Cuando hablamos de tiempo siempre pensaremos que estamos perdiendo tiempo, que este tiempo no volverá nunca más, que la aguja del reloj solo anda para la derecha y nunca para la izquierda. Y es exactamente ahí que está la genialidad del humano, o por lo menos de los griegos, de haber creado una palabra tan bella como Kairos de una otra palabra tan angustiosa como Kronos. Es como la metamorfosis de la mariposa. De la larva, fea y bruta, pasar a mariposa, misteriosa y encantadora.

Cuántas pocas veces usted ya ha tenido momentos así? En que el tiempo no contaba, no habían problemas, oscuridad, miedos, incertidumbre? …

Pues, tan difícil como entender el Kairos es vivirlo.

Los románticos dirían que él solo existe con su amor al lado. Las madres dirían que solo con el hijo al lado. Los curas dirían que solo con Dios al lado. Los simbolistas dirían que solo a través de la música. Los individualistas dirían que solo si estuviera solo. Los pesimistas dirían que él no existe. Los otimistas dirían que él siempre se pasa. Y usted, qué diría?

Fabrício Bernardes